…I like to thing. Muchas veces me siento triste, apagada, deprimida como si mi vida estuviese acabada. Supongo que será algo normal de la edad. Ya sabemos todos que la adolescencia es como una amiga capulla bipolar y esas cosas. Pero, bah, no termino de acostumbrarme a ello. Así, que cuando estoy depre intento hacer cosas para alegrarme.

Si mi depresión es un tema de filosofía vital, en plan, que es de mi vida, quiero un churri, o cualquier pijada del estilo, pego un teléfonazo y en una hora estoy en mi bar favorito con mi amiga-confidente de toda la vida comiendo palomitas y jugando al ajedrez.

A veces se trata de la mítica depresión que gorda estoy. Para estas drepesiones tengo dos remedios, uno bueno de efecto a corto plazo y otro más mala de efecto duradero. El primero, en su momento funciona de pi madre. Llamas a cualquier otra amiga que tengas con un poco de tripa y que no entre en una 36, quedais en una heladeria, un paseo marítimo o en su defecto el mcdonals (cualquier sitio que ofrezca calorías a tutiplén). Al final terminas poniendoos hasta las botas y despotricando contra modelas y chicas con una 34, os sentireis bien en ese momento, ahora ya, al llegar a casa es otra historia. Ese mcflurry de oreo y chocolate, al llegar a casa, será tu peor enemigo, te acusará de glotona, de no preocuparte por tu figura. ¿La solución? Repertir el proceso del día anterior.

La solución más mala, pero más efectiva a un plazo de más de 4 horas. Hacer ejercicio. Al principio te sentirás más gorda y menos en forma de lo habitual, y si te apuntas a un gimnasio ni te cuento. Pero luego, empiezas a sentirte bien y , bueno, puede que no adelgaces, pero siempre te sentirás más tonificada. Y luego, pues no sé, te sientes bien, desaparece la culpabilidad y es como muy deportivo (hasta te sientes una modelo (?))

Aunque a veces se trata de un depresión hormonal, que las llamo yo. Son muy molestas, díficiles de quitar y bastante extrañas. Son estas veces que estas depre y no sabes exactamente porque. Para estas, mi remedio es o una panzada de chocolate ( o lo que en ese momento te apetezca) o una peli de drama romántico que te haga llorar. Puede que el chocolate te lleve a una depresión del tipo que gorda estoy y encima comiendo chocalate, por eso suelo elegir la segunda opción, además de que mucho chocolate me sobre carga.

Si optas por la peli tengo unas cuantas que me encantan y que recomiendo =):

MOULIN ROUGE

Esta películas, es genial, preciosa, estupenda, rara (?), bohemia, romántica, triste, musical… ¿qué más se puede pedir? Algún día hablaré más en detalle de ella, pero, por hoy con esto os conformais, ¿verdad?

EL DIARIO DE NOA

Preciosa. No hay palabras para describirla. Es emocionante, emotiva, apasionante y de esas películas que dejan marca. También debería hacer una entrada sobre esta.

UN PASEO PARA RECORDAR

Muy bonita. Aunque tengo una duda y haber si alguién me la puede resolver, ¿cuál es el paseo para recordar? Porque yo después de verla me quede con la duda, en serio.

Espero que os veais alguna de las pelis o al menos os sintais identificados con alguna de mis depresiones. Así que os deseo unas felices vacaciones, o al menos lo que queda de ellas (ves otra depresión, pre-postvacacional)

Byeeee ~