Venecia fue la primera ciudad Italiana que visite. Era sin duda la ciudad más mítica y las más esperada, al menos por mi. Recuerdo que subí rápidamente al vaporetto para pillar un sitio arriba justo en uno de los extremos. Desde allí, encaramada sobre la varandilla y muy pero que muy emocionada tome algunas de las fotos que podeis ver, concretamente la primera y la segunda. Todavía soy capaz de remomarar la emoción y la constante tensión a medida que nos adentrabamos en el Gran Canal y comenzaba a ver los retazos de la ciudad de los canales.  Y yo como buena fotografa aficionada y apasionada que soy (o al menos eso creo) no dejaba de tirar fotos en cualquier chorrada que viera.

Después de este emotivo párrafo, viene un poco la explicación de las fotos: la tercera foto son unas bonitas terrazas del Gran Canal que fueron casi lo primero que ví al desembarcar del vaporetto. La cuarta foto es un canal cualquiera. La quinta unos gondeleros echando tiempo mientras conseguían algunos clientes. La sexta son las mitiquísimas palomas de San Marcos bañandose en un fuentecilla que había al pie de un pozo. La séptima es otro canal la mar de cuqui. La octava es la mm…. parte delantera de nuestra gondola (por cierto que nuestro gondeloro era muy majo él y no hacía de guía turístico y todo). La novena, es el atardecer tan precioso que pudimos ver desde el vaportto al irnos de Venecia.

Espero volver pronto y esta vez poder perderme por completo por toda la ciudad e ir más relajada y con más tiempo. Es una ciudad preciosa, pero sobre todo única y muy fotogénica así que estoy deseando pillarla con una buena cámara entre mis manos.

Ciao ♥