En Pisa la gente siempre habla de la torre inclinada, que la verdad sea dicha, inclinada lo que se dice inclinada está. Y un cacho más de lo que me esperaba. Pero ni el baptisterio ni el duomo se quedan atrás en cuanto a belleza. La catedral es simplemente preciosa por dentro y la verdad merece la pena pagar la entrada porque es alucinante. Y el baptisterio es muy bonito, redondo y aunque yo jamás había oído nada acerca de él está también un pelín inclinado.Lo que sí que a parte de la zona esta de la torre y demás tampoco ví mucho más de interés en la ciudad (eso sí, el agua de la fuente que hay donde la torre está riquísima).

Por último no podía faltar la foto chorras haciendo que se sujeta la torre:

(Foto by Elena)

Bye♥