Florencia es simplemente magnífica. Es precisísima, todos los edificios son bonitos, antiguos y a cada paso que dabas te entraban ganas de decir : “De mayor voy a vivir en ese edificio” Además la ciudad es todo un museo al aire libre (menudo topicazo que acabo de solar :D), lleno de esculturas y edificios historios por todos lados. De hecho, una de las cosas que más me sorprendió fue el hecho de que tuviesen esculturas originales bastante importantes al aire libre, en medio de una plaza. También es muy impresionante el puente vieje, en el cual todos los negocios son joyería o los bajos de los Uffizi en dónde se pueden ver esculturas representando a todos los personajes ilustres que nacieron en Florencia (y alrededores).

Además, mis amigas y yo cometimos el suicidio de subir los 463 escalones que hay para llegar a la cúpula de la catedral (que encima hay que pagar 8 euracos y no hay ascensor ¬¬). Sin duda merecio la pena el esfuerzo y los largos tramos de escaleras de caracol, porque las vistas eran espectaculares. Y es que para colmo se podían ver las montañas y los patios de las casa con jardines y cosas por el estilo. Una preciosidad, vamos.

Creo que si solo pudiera volver a una ciudad de Italia sería Florencia

Love ♥