Roma es simplemente magnífica. Es todo historia, como diría cierta persona que yo me sé: “Son todo piedras” Mires a mires siempre puede pensar en algún personaje famoso 2000 años más mayor que tú que ha caminado por esas mismas piedras. Pero lo más alucinante de todo es ver que no solo se trata de una ciudad de la antigüedad sino que en toda la ciudad conviven monumentos de todas las épocas habidas y por haber. Y todo esto sin mencionar las maravillosas tiendas que hay o las lasañas tan deliciosas que te puedes tomar en cualquier restaurante. Que hablando de restaurantes, yo a iba preparada para dejarme un pastón en comer, ya se sabe lo que dicen de que Roma es carísima y eso, pero no. Comí los dos días por menos de diez euros y encima comí bien y rico (que es fundamental)

Bueno, pues como seguramente podreis ver en las fotos… el Coliseo manda y es que no solo fue el primer sitio que vi de Roma sino que luego por la tarde volvimos para verlo por dentro y claro eso supone doble ración de fotos. También hay por ahí unas cuantas fotos de esa zona, pero es que básciamente lo que visitamos el primer días. Primer día, en el que todo sea dicho, pensé que me iba a morir del calor. De hecho me quemé la espalda y todo de como cascaba el sol. De todas formas fue un placer haber estado en la ciudad eterna ;D

Bye